Saltar al contenido

Las mejores configuraciones gráficas para optimizar Sekiro: Shadows Die Twice en PC

27 marzo, 2019
configuracion grafica optimizar sekiro

Poner Sekiro: Shadows Die Twice a 60 fps y más de 1080p no debería resultarte complicado si cuentas con una tarjeta gráfica de potencia similar a las GTX 1060, RX 580 y demás. Ambas están sin duda entre las mejores tarjetas gráficas para disfrutar a tope del juego de FromSoftware, pero si ahora mismo estás jugando con un tarjetas de gama inferior, esta guía para optimizar Sekiro: Shadows Die Twice puede resultarte de mucha ayuda.

Requisitos de Sekiro: Shadows Die Twice en PC

Lo primero de todo, vamos a recordar los requisitos de Sekiro. Como puedes ver, no son particularmente exigentes en cuanto a potencia gráfica, así que no vas a necesitar un procesador extremadamente potente para poder jugarlo.

Especificaciones mínimas:
OS:
Windows 7-10 64-bit
Procesador: Intel Core i3-2100 / AMD FX-6300
RAM: 4GB
Tarjeta gráfica: Nvidia GeForce 760 / AMD Radeon HD 7950
Memoria de vídeo: 2GB

Especificaciones recomendadas:
OS:
Windows 7-10 64-bit
Procesador: Intel Core i5-2500K / AMD Ryzen 5 1400
RAM: 8GB
Tarjeta gráfica: Nvidia GeForce 970 / AMD Radeon RX 570
Memoria de vídeo: 4GB

Lo primero que debes tener en cuenta es que a la hora de conseguir la mejor configuración gráfica para Sekiro: Shadows Die Twice, las dos opciones que más carga suponen para nuestro hardware son Calidad de las sombras y Aplicación de antialiasing. Reduciendo ambas es posible obtener mejoras en la tasa de frames de entre 7 y 9 fps. Con una GTX 1050 Ti, por ejemplo, el juego pasaría de 40 – 45 fps a funcionar en tasas cercanas a los 52 fps (esto, claro, hablando siempre de 1080p).

Si lo que estás buscando son los 60 fps constantes, lo siguiente que puedes hacer es bajar el SSAO a Medio. Con estos tres ajustes ya debería ser suficiente para lograrlo.

Afortunadamente, Sekiro: Shadows Die Twice también tiene la capacidad de adaptar sus configuraciones gráficas sobre la marcha si prefieres no meterte demasiado con las opciones individuales. Únicamente asegúrate de que el Ajuste de Rendering Automático esté activado y el propio juego se adaptará automáticamente cuando el rendimiento comience a disminuir.

La único malo del menú de opciones gráficas de Sekiro es que no hay configuración de V-Sync. Esto último, concretamente, se está convirtiendo en algo cada vez más común en los juegos grandes de hoy día, y sería muy útil para aquellos que tienen una tarjeta gráfica bastante antigua y prefiere bloquear la velocidad a 30 fps. Por desgracia, FromSoftware no lo ha incluido, así que lo mejor es seguir los ajustes descritos anteriormente si necesitáis optimizar Sekiro: Shadows Die Twice.

¿Qué te parecen estos ajustes gráficos? ¿Te funcionan bien? Cuéntanoslo en los comentarios.

Las mejores configuraciones gráficas para optimizar Sekiro: Shadows Die Twice en PC
5 (100%) 2 votes